La Semana Santa en Guanajuato

En San Miguel de Allende

Esta ciudad Patrimonio de la Humanidad es el escenario de una de las celebraciones religiosas con mayor arraigo en México: la Semana Santa.

Las tradiciones de la Semana Mayor en este rincón cosmopolita tienen alrededor de 290 años de historia. Surgieron con la cofradía del Señor Ecce Homo, conformada en 1531, que realizaba procesiones con fines evangelizadoras. Sin embargo, en el siglo XVIII, el padre Luis Felipe Neri de Alfaro reforzó este festejo gracias a las penitencias que llevaba a cabo cada Viernes Santo.

El padre Alfaro iniciaba su procesión en el santuario de Atotonilco -que fundó entre 1740 y 1746 a las afueras de San Miguel de Allende- con una corona de espinas en la cabeza, una pesada cruz de mezquite en su espalda y variedad de instrumentos tortuosos que ajustaba a su cuerpo. Así se dirigía en solitario al templo de San Felipe Neri en el corazón de la llamada entonces San Miguel el Grande.

En pleno siglo XXI la tradición de la Semana Santa continua vigente. Las fiestas comienzan el sábado anterior a la Semana Mayor con la traída del Señor de la Columna, figura mejor conocida como Ecce Homo, misma que el padre Alfaro mandó realizar. Esta escultura del barroco mexicano parte a las cero horas del Santuario de Atotonilco, en medio de campanadas y juegos pirotécnicos, para dirigirse al templo de San Felipe Neri, en el centro de San Miguel de Allende. Allí permanece hasta el Miércoles de Pascua.

El encanto y solemnidad se intensifican a partir del Jueves Santo, a las cinco de la tarde, cuando se efectúan misas seguidas de la conmemoración de la visita de Jesús a las siete casas. Se trata de una procesión a siete diferetes templos de San Miguel de Allende donde se encuentra expuesto el Santísimo y, en punto de las seis de la tarde, se procede a la representación del lavado de pies de Jesús a los Apóstoles.

El Viernes Santo es el día más importante de la Semana Mayor y es cuando se efectúa el Santo Encuentro y el Santo Entierro (también llamado Procesión del Silencio). El primero se realiza a medio día y es una representación del encuentro de Jesús con la Virgen María. Es conmemorado con una imagen del Nazareno, cargando una cruz a cuestas, la cual es llevada a la explanada del Jardín donde se reúne con la imagen de la Virgen y otras figuras. La sorpresa no se hace esperar al observar la procesión enmarcada por hombres vestidos de soldados romanos y penitentes con un cráneo en la mano, ataviados con un sayal (hábito) morado elaborado de ixtle. La procesión termina en el templo de San Felipe Neri.

A las cinco de la tarde una nueva procesión, la del Santo Entierro, parte de este mismo templo. Esta vez el negro predomina en las vestimentas de los devotos quienes llevan la imagen de un Cristo, mientras que los romanos encabezan el desfile. La entonación del Christius Factus acompañado por música sacra y una orquesta de metales es uno de los momentos cumbre del día que no te puedes perder.

Para terminar, durante la noche del Sábado de Gloria se realiza una bella procesión donde los asistentes portan una vela en conmemoración del Fuego Nuevo y, el Domingo de Ramos, las figuras de cartón y Judas son quemados en medio de gran algarabía y celebración.

En Guanajuato capital

Las celebraciones más significativas de Semana Santa en Guanajuato capital se han realizado a la usanza española, la tradición fue traída por los jesuitas durante la colonia, quienes realizaban representaciones en las calles a manera de evangelización para los indígenas. Dichos rituales aún permanecen y se realizan cada año en los templos de la Compañía y San Roque, en los que se efectúan procesiones y actos litúrgicos recordando cada uno de los momentos de la pasión y muerte de Cristo, dando mayor énfasis al jueves, viernes y sábado, llamados días santos, durante los cuales las calles se cubren de feligreses y olor a manzanilla.

Jueves Santo: Es el jueves de la “visita a los siete templos” o “visita a los siete altares”, en cada templo se coloca un altar exaltando a Cristo en la Eucaristía, se acostumbra visitar siete templos diferentes que representan las siete veces que Jesús fue llevado de una casa a otra durante la noche de su juicio. Por la tarde se realizan las representaciones del “lavatorio de pies”, dentro de la ceremonia de la Última Cena, y el “prendimiento de Jesús”.

Viernes Santo: Es el día de mayor actividad, la jornada inicia alrededor de las 10 de la mañana con el Viacrucis o representación de las Tres Caídas de Jesús con la cruz a cuestas camino al calvario, dichas escenificaciones se realizan con las figuras de Jesús y María llevadas en andas por cofradías de cargadores y cargadoras, efectuándose en la plazuela de San Roque y en el interior del Templo de la Compañía con una duración de cinco horas aproximadamente. Posteriormente se realiza la “adoración de la Santa Cruz” que consiste en una celebración eucarística en la que se venera a la cruz en la que murió Cristo.

Caída la tarde, se hace la remembranza de las “Siete Palabras”, momento en que los sacerdotes exponen a los asistentes reflexiones sobre las últimas palabras de Cristo crucificado, a la vez que se hace alusión a los sucesos ocurridos en el Gólgota por medio de personificaciones concluyendo con la muerte de Cristo entre las nueve y diez de la noche, lo que da lugar a la “Procesión del Silencio” en la que se hace un recorrido con el cuerpo de Jesús por las calles del centro de la ciudad; en las andas, los cargadores llevan a las figuras de Jesucristo en su féretro, seguido por la Virgen María, María Magdalena y el apóstol Juan. El templo de San Roque realiza la procesión bajando por las plazuelas de San Fernando y Los Angeles hasta la Alhóndiga, regresando por las calles Galarza y Juan Valle, mientras que la que proviene del templo de la Compañía recorre las calles de Pósitos y Juan Valle, pasando por la Plaza de la Paz y el Jardín de la Unión para retornar al templo por Cantarranas.

Sábado Santo: En señal de luto no se efectúa ninguna ceremonia mas que la del pésame a la Santísima Virgen. En la ciudad no se escucha el sonar de ninguna campana durante todo el día. A las once de la noche se efectúa una procesión con la imagen de Cristo Resucitado y el Cirio Pascual desde el Jardín del Cantador hasta el templo la Compañía para realizar la misa de resurrección a la media noche

Por otra parte, la ciudad de Guanajuato tiene preparadas actividades alternas durante las vacaciones de Semana Santa y Pascua: el Festival Medieval 2013 y el nuevo espectáculo de luz y sonido Luz después de la Muerte.

El recorrido Luz después de la Muerte consta de un paseo nocturno que inicia en el Panteón de Santa Paula, a las ocho de la noche, para continuar con una caminata entre tumbas y mausoleos iluminados. Durante la excursión las historias y leyendas no se hacen esperar, la mayoría alusiva a los hombres ilustres que ahí descansan y otras tantas a algunos de los personajes del Museo de las Momias, ubicado también en la capital del estado. El paseo se imparte en fechas específicas del año, entre ellas Día de Muertos y Semana Santa.

Leave a Reply

Translate »
%d bloggers like this:
Abrir la barra de herramientas