17 de mayo: Día Internacional Contra la Homofobia, Bifobia, Transfobia y de la Igualdad Familiar

El Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia (en inglés, International Day Against Homophobia, IDAHO) se conmemora el 17 de mayo con motivo de la eliminación de la homosexualidad femenina y masculina de la lista de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud este mismo día en el año 1990.

Sin embargo, la transexualidad aún es parte de los manuales de psiquiatría CIE-10 y DSM-IV, en donde se define como “trastorno de la identidad sexual”, por eso este día fue creado en 2004 para llamar la atención de los líderes políticos, creadores de opinión, movimientos sociales, el público en general y los medios de comunicación sobre la violencia y la discriminación que sufren las personas LGBTI a nivel internacional.

Desde entonces, el 17 de Mayo se ha establecido como la fecha más importante de movilización para las comunidades LGBTI a escala mundial.

El día representa un hito anual para llamar la atención de los decisores, los medios de comunicación, el público, los líderes de opinión y autoridades locales sobre la alarmante situación que enfrentan lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales y todos aquellos que no se ajustan a las mayorías heteronormativas en términos sexuales y de género.

El 17 de mayo se celebra ahora en más de 130 países, incluyendo 37 en los que los actos homosexuales son ilegales. Estas movilizaciones se unen a millones de personas que apoyan el reconocimiento de los derechos humanos para todos y todas, independientemente de la orientación sexual o identidad o expresión de género.

El Día Internacional contra la Homofobia, transfobia y Bifobia no es una campaña centralizada; más bien es un momento en el que todo el mundo puede beneficiarse y realizar acciones.

El Día Internacional contra la Homofobia, transfobia y Bifobia ha recibido el reconocimiento oficial de varios Estados, instituciones internacionales como el Parlamento Europeo, y por innumerables autoridades locales. La mayoría de los organismos de las Naciones Unidas también conmemoran el Día con eventos específicos.

El 17 de mayo fue conocido como el “Día Internacional contra la Homofobia”, a través de sus siglas “I.D.A.HO”

En 2009, la Transfobia se añadió de forma explícita en el título del nombre, como reconocimiento de las diferentes cuestiones existentes entre la orientación sexual y expresión de género. “IDAHOT” se convirtió en otra sigla popular usadas junto a la inicial.

En 2014 México celebró por primera vez el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia, siguiendo un decreto publicado el 21 de marzo del mismo año. Éste se basa en el primer artículo de la constitución mexicana, en el cual se precisa que se prohíbe, entre otras, la discriminación de una persona a causa de su orientación sexual. A partir de ese momento, cada uno de los poderes federales e instituciones bajo su competencia tiene la obligación de llevar a cabo medidas de inclusión y políticas públicas contra la homofobia.

Aclaraciones sobre el nombre

Desde 2015, se añade la bifobia al título, para reconocer los problemas específicos que enfrentan las personas bisexuales.

Para garantizar aún más la inclusión y reflejar la diversidad de las minorías sexuales y de género, hemos creado a nivel mundial el subtítulo “Una celebración mundial de diversidad sexual y de género”.

Este día tiene como objetivo promover acciones de sensibilización, denuncias y reivindicación para luchar contra la homofobia, lesbofobia, gayfobia, bifobia, transfobia e interfobia en los diferentes países del mundo. Del mismo modo, el objetivo es que sea declarado “Día Internacional” a nivel mundial por parte de la ONU (Organización de las Naciones Unidas).

El 17 de mayo como Día Internacional contra la homofobia es promovida por colectivos de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales con la intención de sensibilizar a la sociedad sobre la existencia y la gravedad de las discriminaciones hacia el colectivo LGBTI, mediante el establecimiento institucional en los calendarios estatales e internacionales del día 17 de mayo como jornada de denuncia, reflexión y actuación.

¿Qué son la Homofobia y la Transfobia? 

Llamamos Homofobia y Transfobia al conjunto de creencias, opiniones, actitudes y comportamientos de agresión, odio, desprecio, ridiculización y otras formas vinculadas de discriminación que se producen contra las personas homosexuales (lesbianas y gays), bisexuales, trans e intersexuales. Se trata de una discriminación por orientación sexual (homofobia y bifobia) o por identidad de género (transfobia), similar en importancia al racismo, la xenofobia o el machismo, cuyo fundamento son los fuertes estereotipos sociales, el odio hacia las personas y la no aceptación de la diversidad humana.

Por eso celebrar los 17 de mayo supone reforzar la no discriminación de la población LGBTI del mundo entero, haciendo un llamamiento a todas las instancias nacionales e internacionales para que inscriban este día en su agenda oficial.

Cada año activistas de todo el mundo identifican un tema que sienten que debe recibir atención prioritaria. Aunque todo el mundo tiene la libertad de trabajar en su propia agenda, el tema anual permite destacar un tema específico.

Temática 2017: Día Internacional contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia (IDAHOT) & Día Internacional de la Igualdad Familiar (IFED)

“EL AMOR HACE A UNA FAMILIA”

Las familias están en el corazón de todas nuestras vidas. Ya sea la familia con la que crecimos o las familias que hemos construido como adultos. Ya sean familias biológicas o familias por elección. Todos somos parte de “familias”, y esas familias, como las definimos, influyen en todos los aspectos de nuestras vidas.

En 2017, el tema foco en las “familias” pondrá especial atención en:

– El papel de las familias en el bienestar físico y emocional de las personas LGBTIQ

– El reconocimiento social y legal de las familias igualitarias, las familias donde al menos uno de los padres o madres es LGBTQI

Familias de personas LGBTIQ

La situación

La familia constituye el primer ambiente de cualquier persona, incluyendo miembros de la comunidad LGBTQI. Este es el lugar donde los valores se moldean y transmiten, donde se proporciona seguridad y seguridad, y el lugar donde se construyen la autoestima y la confianza.

Las familias, por lo tanto, tienen grandes poderes … y grandes responsabilidades en el bienestar moral y físico de sus miembros.

La familia es especialmente crítica en entornos donde los miembros se enfrentan al rechazo, la estigmatización y a veces el acoso del mundo “exterior”, en los cuales la familia se constituye como el único “refugio” disponible.

Este sentido de familia sucede “naturalmente” cuando la causa del estigma es compartida por todos los miembros, como en casos de raza u otra identidad étnica y situación económica.

Desafortunadamente, cuando la orientación sexual y/o la identidad de género de un miembro de la familia difiere del resto de la familia y/o sus “normas sociales” percibidas, la familia en general experimenta un conflicto entre la lealtad al miembro de la familia y el cumplimiento de la norma.

Cuando la balanza golpea a favor de la norma, la familia puede convertirse en el primer perpetrador del rechazo y la violencia donde los miembros que no cumplen con la expresión de género o la orientación sexual deseada enfrentan el rechazo. Los niños y niñas son, por supuesto, las principales víctimas de esta violencia. Con demasiada frecuencia, los padres y madres se convierten en el primer discriminador de sus hijos e hijas, permiten o incluso apoyando la intimidación de los hermanos y hermanas e incluso expulsando a los jóvenes de la casa familiar, exponiéndolos a la falta de hogar ya todos los peligros a los que se enfrenta un/una joven en las calles.

En Canadá, por ejemplo, la asociación de Padres y Amigos de las personas LGBT PFlag reveló que el 26% de los jóvenes LGBT fueron expulsados de sus hogares.

Las familias, especialmente aquellas bajo la influencia de movimientos religiosos radicales, pueden optar por imponer las llamadas “terapias de conversión”, que no sólo constituyen una violación de los derechos humanos en sí mismas, sino que constituyen tratos forzosos, violencia psicológica y física (privación de alimentos y sueño, electroshocks, etc.)

Si bien los niños y niñas son, por supuesto, los principales objetivos de esta violencia familiar, la exclusión también golpea a otros miembros, por ejemplo los miembros que salen del armario a veces son excluidos de las reuniones familiares, se les niega el contacto con otros miembros de la familia como sobrinos y sobrinas o nietos, se les niega el acceso a herecias, etc.

Los ancianos que son LGBT también son particularmente vulnerables al abandono, maltrato, aislamiento y abuso.

Las familias con valores sociales progresistas, que no muestran actitudes hostiles directamente, a menudo carecen de las herramientas necesarias para discutir la diversidad sexual y de género. El silencio que rodea el tema contribuye a crear un clima de exclusión y no hace nada para aliviar el estigma y la discriminación que se vive fuera del entorno familiar.

Las necesidades

Como cualquier persona que se enfrenta a circunstancias desconocidas o inusuales, las familias que incluyen miembros LGBTIQ necesitan apoyo, educación y recursos.

La atención a las necesidades de las familias debe ser dada por las autoridades sociales y educativas, por las organizaciones LGBTQI y sus activistas, y por las principales organizaciones familiares.

Las familias deben tener acceso a información correcta e imparcial, apoyo psicológico y recursos adecuados para ayudarles a hacer frente a la situación en el respeto de todos sus miembros.

Las acciones

Para el 17 de mayo las acciones a realizar pueden incluir:

Para que las organizaciones LGBTQI se aseguren que:

  • Las voces de los padres y madres, amigos/as y aliados/as reciban una atención especial
  • Desarrollar recursos específicos para padres, madres, amigos/as y aliados/as

Para padres y madres, amigos/as y aliados/as de las personas LGBTQI

  • Únete a una organización existente
  • Formar una organización de padres y madres, amigos/as y aliados/as de minorías sexuales y de género

Para que las autoridades educativas

  • Desarrollar un folleto educativo específico sobre la diversidad sexual y de género para los padres y madres, o incluir la diversidad sexual y de género en los recursos existentes
  • Proporcionar apoyo adecuado a las familias para hacer frente a las diversidades sexuales y de género.

Para los legisladores

  • Introduzca proyectos de ley que respondan a las necesidades específicas de las familias, amigos/as y aliados/as de las personas LGBTQI.


¡Desde esta página y estas líneas nos  sumamos a las celebraciones por una legislación justa, tolerante e inclusiva para nuestra comunidad!

Fuentes: Wikipedia / dayagainsthomophobia.org

Leave a Reply

Translate »
%d bloggers like this:
Abrir la barra de herramientas